Comunicado de Prensa

Misioneros Mormones llegan a más de 75.000 en todo el Mundo

Después de que las lluvias del huracán Sandy cesaron a fines del mes de octubre del 2012, Elder Jordan Walton, un misionero en la misión del sur de Nueva York de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, recuerda estar manejando con su compañero, Elder Josh Munday a áreas afectadas tales como Broadchannel and Rockaway para ver la increíble devastación.

“Recuerdo que mientras caminábamos hacia esas calles, vimos la mirada en el rostro de estas personas y no sabían que hacer”, Elder Walton dice “...empezamos a ayudarles, empezamos a sacar sus tablas, empezamos a remover los pedazos de pared, sus sillones sucios y todas las cosas que no podían usar-”.

En los siguientes seis meses, la Misión Nueva York Sur ayudo a orquestar más de 120,000 horas de servicio de más de 11,000 voluntarios, Sin embargo no todos los misioneros Mormones alrededor del mundo participaron en tal servicio comunitario extenso, la historia es una reflexión del propósito central compartido por cada uno de los 75,000 misioneros en 405 misiones en el mundo: de invitar a otros a venir a Cristo a través de la palabra y el ejemplo de servicio.

Siguiendo el modelo que Jesucristo estableció en el nuevo testamento, los misioneros mormones de tiempo completo son enviados por 18 a 24 meses, de dos en dos (véase Marcos 6:7) a enseñar el evangelio presentando lecciones y dando servicio a sus semejantes. Los hombres pueden servir a los 18 años y las mujeres a los 19. Cada uno paga el costo de su servicio misional por medio del ahorro personal y con la ayuda de familiares y amigos. Como Cristo enseño, estos misioneros encuentran un gran propósito en sus vidas al enfocarse en las necesidades de otros. El presidente de una de las 405 misiones en todo el mundo, Kevin Claderwood, explica el impacto en la vida de estos jovenes al decir que  “Dramáticamente cambia sus corazones"-.

Un Día Típico

Los misioneros están despiertos desde las 6:30 cada mañana, Ellos comparten todo el día junto a su compañero asignado, con el cual permanecerán juntos por varias semanas antes de serles asignados un nuevo compañero. Cada compañerismo estudia cada mañana las enseñanzas de Jesucristo y revisa los planes de lecciones para las citas de ese día.“ Nosotros realmente estamos pensando en cada persona a la cual vamos a enseñar ese día y estudiamos como podemos ayudarles a acercarse a más al Salvador, “ Elder Walton comento.

La rutina de las mañanas también incluye la práctica del idioma para aquellos misioneros asignados a hablar un segundo idioma. En la misión Nueva York Sur, la Hermana Kimberly Bradfield  y su compañera, la Hermana Shianne Allen, enseñan a otros en español. Como muchos otros misioneros aprendiendo un idioma extranjero, ellas no sabían español antes de su misión.

“Ninguno de nosotros sabia español previamente a nuestra misión, y por 9 semanas estudiamos español en el centro de capacitación misional“ la Herman Bradfield comentó.

Después de la rutina de la mañana, los misioneros se reúnen con personas en una amplia variedad de citas ininterrumpidas hasta las 21.00 hs. con un breve descanso en medio para la comida y la cena. Dependiendo de la zona, ellos pueden viajar a pie, en bicicleta, auto, colectivo u otros medios. Ellos hablan con gente en las calles y en sus casas, discutiendo creencias básicas y contestando preguntas. Con el incremento de personas que prefieren conectarse por internet, los misioneros también ocupan la red y aparatos digitales en su ministerio.

Los misioneros visitan a personas de otras creencias y a los miembros de la Iglesia que tienen necesidad de un mensaje de consuelo y ánimo. La Herman Bradfield dice que "los misioneros no fuerzan a las demás personas a adoptar sus creencias.* Más bien “Nosotros los invitamos a venir a Cristo -no a cambiar la fe que ya tienen, pero si a fortalecer aquella fe. “ El Elder Mundays agrega, “estamos aquí para fortalecer y dar un poco de esperanza a las personas, Nuestro mensaje principal al mundo es que a través del Salvador Jesucristo tu puedes superar las pruebas-”.

Los misioneros dan servicio comunitario, ante emergencias como el antes mencionado esfuerzo del Huracán Sandy, enseñando Ingles y visitando a los enfermos, viudas y ancianos . “Nosotros ayudamos a cualquiera y a todos” la Hermana Allen comentó. Después del Huracán Sandy, los misioneros mormones hicieron un esfuerzo para no solo ayudar a mormones en necesidad sino también ” ayudar al prójimo o sea a cualquiera que esté en su área.”, dijo la Hermana Allen. El número de horas de servicio anual que en forma colectiva es brindadao por estos 75,000 hombres y mujeres jóvenes está en los millones.

Los misioneros también toman pocas horas un día a la semana para tareas personales, tales como lavar la ropa, limpiar, hacer compras de alimentos y escribir a la familia vía email.

Encontrándose a si mismo al servir a otros

El Elder Munday dice que el comienzo de su misión fue quizás el tiempo más difícil de su vida. Se encontró asimismo muy lejos de su hogar en Inglaterra y extrañando su hogar. El punto de transición llego cuando comenzó a mirar fuera de si mismo,  “cuando termine de preocuparme por mi mismo y empezar a preocuparme por otros,” dijo “eso me ayudo a crecer muchísimo”.

Concentrarse en otros no es fácil para nadie, especialmente para los jóvenes. Tal servicio desarrolla un fundamento virtuoso para sus vidas con el objetivo de llegar a ser buenos esposos, buenos padres, buenas madres, y muy buenos en su comunidad,” dijo el Presidente Calderwood.

Con respecto al servicio misional la Hermana Bradfield dijo “es una de las cosas más satisfactorias que puedes hacer.” . “La felicidad verdadera se obtiene al ayudar a la gente alrededor de ti”.

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.